¿En qué consiste?

Contexto en que surge

El caballo, desde el comienzo de los tiempos ha sido un animal que ha mantenido una relación sumamente cercana con el ser humano, siendo por periodos aliado en batallas y guerras, fuerza en faenas laborales, compañero en viajes, juegos y paseos, compartiendo siempre su fuerza, destreza física, enorme nobleza y entrega característica.

Tomando en cuenta este vínculo que ha existido entre el caballo y el ser humano, ya Hipócrates 460 A.C., hablaba del potencial de caballo para regenerar la salud y preservar el cuerpo humano de muchas dolencias. A partir de la Primera Guerra mundial el caballo se comenzó a aceptar para fines terpeuticos en Europa para apoyar en el proceso de recuperación de los heridos de guerra. Posteriomente en Estados Unidos, la US Army Veterinary Medicine Branch of Health Service Command, trabajó con caballos en los procesos terpeuticos de recuperación del personal y sus familias, luego de la Segunda Guerra mundial.

A partir de la década de los sesenta aumentaron crecientemente el número de investigaciones académicas y prácticas ecuestres orientadas a potenciar el valor terapéutico de la relación entre el humano y los caballos. Con ello, se comenzaron a desarrollar y especializar los métodos y técnicas terapeuticas, a través de prácticas como la hipoterapia (trabajo con niños a nivel motor, realizado por Kinesiólogos), y nuevas metodologías de educación, aprendizaje y terapia asistida por caballos (desarrolladas predominantemente en Estados Unidos y México, entre ellas Eagala.org). Y en paralelo, se ha afinado ampliamente la práctica de la doma natural y racional que se orienta a domar a los caballos a través del lenguaje no verbal, comunicándonos a través del cuerpo y sus movimientos, sin ejercer violencia, lo cual ha contruibuido de re-significar la relación con el caballo, promoviendo prácticas de amansa y construcción de vínculo sobre la base del respeto y cuidado.

De esta forma, uniendo el mundo ecuestre con la Psicología surge entonces la TERAPIA Y APRENDIZAJE ASISTIDO POR CABALLOS. Luego de poner al servicio su enorme fuerza y velocidad en el ámbito del transporte, militar o deportivo, hoy el caballo pone al servicio sus cualidades que conforman la base para la terapia y aprendizaje asistido con caballos desde el enfoque Psicológico.


¿En qué consiste?

La Terapia y Aprendizaje Asistido por Caballos (Taac) incorpora los caballos de manera experiencial para el aprendizaje y crecimiento emocional, orientándose hacia ciertos objetivos de aprendizajes acordados previamente entre el consultante y el terapeuta. En esta experiencia, los participantes aprenden acerca de sí mismos realizando actividades con los caballos, y posteriormente integrando conscientemente los procesos, sensaciones, comportamientos y patrones que despertó la experiencia, en un proceso facilitado y acompañado por el terapeuta.


Orientado a niños, niñas y adolescentes:

  • Con dificultades a nivel comunicativo, afectivo y/o relacional
  • Trastornos conductuales, del ánimo o de ansiedad.
  • Déficit atencional con o sin hiperactividad
  • Que estén atravesando quiebres vitales/emocionales (Separación de padres, cambios de colegios, fallecimientos cercanos, dificultad para socializar, bullying)

  • En función de las diferentes actividades y dinámicas que se realizan con el caballo, se puede favorecer el desarrollo de:

  • Autoconsciencia
  • Autoestima
  • Desarrollo de la capacidad comunicativa-expresiva
  • Motivación
  • Capacidad de disfrute
  • Empatía
  • Consciencia emocional
  • Cooperación
  • Autonomía
  • Desarrollo de la sensibilidad
  • Seguridad y confianza en sí mismo
  • Capacidad atención
  • Manejo de impulsos
  • Coordinación motora
  • Consciencia de autocuidado y cuidado de otros


  • Escríbenos para consultas!