Psicoterapia Equina

Fundamentos

En este apartado encontrarás los fundamentos y principios a partir de los cuales se realiza la Terapia y aprendizaje asistido por caballos (TAAC)

Haciendo click sobre los recuadros de abajo encontrarás la información

team 1

En qué consiste?

Click aquí
Member Bio image

Contextualizando

El caballo, desde el comienzo de los tiempos ha sido un animal que ha mantenido una relación sumamente cercana con el ser humano, siendo por periodos aliado en batallas y guerras, fuerza en faenas laborales, compañero en viajes, juegos y paseos, compartiendo siempre su fuerza, destreza física, enorme nobleza y entrega característica.

Tomando en cuenta este vínculo que ha existido entre el caballo y el ser humano, ya Hipócrates (padre de la medicina) 460 A.C., hablaba del potencial de caballo para regenerar la salud y preservar el cuerpo humano de muchas dolencias. A partir de la Primera Guerra mundial el caballo se comenzó a aceptar para fines terpeuticos en Europa para apoyar en el proceso de recuperación de los heridos de guerra. Posteriomente en Estados Unidos, la US Army Veterinary Medicine Branch of Health Service Command, trabajó con caballos en los procesos terpeuticos de recuperación del personal y sus familias, luego de la Segunda Guerra mundial.

A partir de la década de los sesenta aumentaron crecientemente el número de investigaciones académicas y prácticas ecuestres orientadas a potenciar el valor terapéutico de la relación entre el humano y los caballos. Con ello, se comenzaron a desarrollar y especializar los métodos y técnicas terapeuticas, a través de prácticas como la hipoterapia (trabajo con niños a nivel motor, realizado por Kinesiólogos), y nuevas metodologías de educación, aprendizaje y terapia asistida por caballos (desarrolladas predominantemente en Estados Unidos y México, entre ellas Eagala.org). Y en paralelo, se ha afinado ampliamente la práctica de la doma natural y racional que se orienta a domar a los caballos a través del lenguaje no verbal, comunicándonos a través del cuerpo y sus movimientos, sin ejercer violencia, lo cual ha contruibuido de re-significar la relación con el caballo, promoviendo prácticas de amansa y construcción de vínculo sobre la base del respeto y cuidado.

De esta forma, uniendo el mundo ecuestre con la Psicología surge entonces la TERAPIA Y APRENDIZAJE ASISTIDO POR CABALLOS (TAAC). Luego de poner al servicio su enorme fuerza y velocidad en el ámbito del transporte, militar o deportivo, hoy el caballo pone al servicio sus cualidades que conforman la base para la terapia y aprendizaje asistido con caballos desde el enfoque Psicológico.


En qué consiste

La Terapia y Aprendizaje Asistido por Caballos (Taac) incorpora los caballos de manera experiencial para el aprendizaje y crecimiento emocional, orientándose hacia ciertos objetivos de aprendizajes acordados previamente entre el consultante y el terapeuta. En esta experiencia, los participantes aprenden acerca de sí mismos realizando actividades con los caballos, y posteriormente integrando conscientemente los procesos, sensaciones, comportamientos y patrones que despertó la experiencia, en un proceso facilitado y acompañado por el terapeuta.

Orientado a niños, niñas y adolescentes:

  • Con dificultades a nivel comunicativo, afectivo y/o relacional
  • Trastornos conductuales, del ánimo o de ansiedad.
  • Déficit atencional con o sin hiperactividad
  • Que estén atravesando procesos de quiebres vitales/emocionales

  • En función de las diferentes actividades y dinámicas que se realizan con el caballo, se puede favorecer el desarrollo de:

    • Autoconsciencia
    • Autoestima
    • Desarrollo de la capacidad comunicativa-expresiva
    • Motivación
    • Capacidad de disfrute
    • Empatía
    • Consciencia emocional
    • Cooperación
    • Autonomía
    • Desarrollo de la sensibilidad
    • Seguridad y confianza en sí mismo
    • Capacidad de atención
    • Manejo de impulsos
    • Coordinación motora
    • Consciencia de autocuidado y cuidado de otros
    team 2

    ¿Por qué Caballos?

    Click aqui
    Member Bio image

    Principios terapeuticos

    Las personas familiarizadas con caballos reconocen y entienden el vínculo emocionalmente intenso que se tiende a construir con estos animales. El establecer relaciones constantes con los caballos tiende a influir de manera significativa en los procesos emocionales de quienes los acompañan.

    Siempre y cuando la relación sea responsable, respetuosa y cuidadosa, los caballos tienden a facilitar un encuentro naturalmente beneficioso, sacando a la luz sus cualidades y nobleza que enriquecien la interacción.

    Los caballos que participan en este proceso, viven libres en los cerros la mayor parte del tiempo, lo cual les permite desarrollar plenamente su instinto animal y a su vez son capaces de construir una relación cercana con los humanos. Dos cualidades fundamentales para que sean co-facilitadores del proceso terapéutico.

    Este hermoso animal, es un animal social que vive en manada. Dentro de su grupo, suelen tener papeles definidos mostrando un alto nivel de pertenencia dentro de su manada, con los suyos. Así mismo, cada caballo en particular suele presentar diferentes preferencias, actitudes y rasgos comportamentales. Esta diversidad de actitudes y forma de comportarse, crea relaciones particulares entre cada caballo y persona que otorga una riqueza en la interacción, que al hacerla consciente, permite sacar a la luz material psicológico que la persona puede extrapolar “metafóricamente” a sus relaciones sociales humanas, sirviendo como material para la introspección y el desarrollo personal.

    Para algunos los caballos son animales intimidantes y poderosos con quienes el encuentro directo se convierte en una oportunidad para atravesar los temores, e inseguridades, reconociendo y empoderándose de los propios recursos expresivos, corporales y relacionales que se despliegan en el triángulo de interacción entre el caballo, terapeuta y consultante.


    Caballos: Espejos y reflejos claros de nuestras emociones

    Asociado a lo anterior, los caballos son sensibles a la comunicación no verbal y responden de manera refleja a los mensajes no verbales que reciben de las personas, prestando especial atención a lo que expresa el cuerpo, la postura, las expresiones faciales, la intensidad y la entonación de la voz. Su respuesta siempre será directa, inmediata y auténtica. Los caballos atienden, perciben y responden comunicándose plenamente a través de lo que expresa nuestro cuerpo y las emociones que reflejamos.

    Esta forma de comunicación facilita la toma de consciencia de la persona sobre su campo corporal-emocional, permitiendo hacer consciente lo inconsciente, abriendo el espacio para que emerja nuevo material psicológico y posibilitando su integración consciente en un contexto contenido emocionalmente, facilitado por el terapeuta.”


    Facilita el aprendizaje de la expresión coherente entre cuerpo, emoción y mente

    A su vez, la relación con los caballos ayuda a observar y clarificar cuando una persona genera incoherencias en los mensajes entregados, lo cual usualmente crea dificultades en el plano de las comunicaciones interpersonales, manifestándose también en otras áreas de la vida del consultante. Por ejemplo, en ocasiones puede ocurrir que una persona tiene una intención, pero su cuerpo y emociones no se expresan en coherencia con lo que la persona quiere, entregando mensajes inequívocos, sin poder concretizar su intención inicial. Respecto a esto, el caballo responderá únicamente en base a lo que el cuerpo expresa, dejando en evidencia si guarda o no una relación con la intención original del consultante, abriendo paso para trabajar la expresión coherente entre cuerpo-mente y emoción.

    De esta forma, este encuentro facilita la auto-observación de la persona, facilitando la expresión coherente de sus intenciones, desarrollando la comunicación asertiva.

    “Así, si sé claramente lo que quiero, puedo expresarlo claramente. Si puedo expresarlo claramente, puedo acercarme a construir las relaciones y la vida que realmente quiero vivir”


    La relación con el caballo: Plataforma donde se expresan nuestros patrones y comportamientos arraigados

    En el encuentro directo con el caballo, la comunicación transcurre principalmente en el plano no verbal lo cual enciende automáticamente la atención de nuestro campo emocional-corporal. De esta forma, la relación tiende a despertar los patrones de interpretación, de relación y los mecanismos de defensa y respuesta mayormente arraigados en la persona.

    Algunas personas dirán “el caballo es terco” o “el caballo no me quiere”, emergiendo los juicios mentales que bloquean y tienden a afectar cotidianamente a la persona. Así mismo, cuando cambia la interpretación y la actitud desde la cual te relacionas con el caballo, ellos responden de manera distinta.


    TU CAMBIAS Y EL ENTORNO LO HACE CONTIGO


    Al ritmo del caballo, al ritmo de tu naturaleza